jueves, 16 de agosto de 2007

¿De dos en dos?

Mejor no lo analizo porque quizás es grave, pero en una semana he hecho seis panes. Menos mal que no los como sólo yo. Por suerte a la vez que me entró el ansia de panadera me entró la de compartir el pan con toda la humanidad, jejeje

Este mediodía he vuelto a poner en marcha la panificadora, para usar el medio paquete que me quedaba de pan rústico del Lidl (Bauernbrot), con el que ya hice el pan 004. Este pan 006 lo he hecho con corteza media, y sin añadirle ningún tipo de semillas, usando el programa 3 para pan integral.

Mientras la máquina trabaja, y en una acción sin precedentes porque no me gusta dejar cosas enchufadas sin estar en casa, le llevo la otra mitad del pan 005 a mis abuelos. Me hago la promesa de llevarles uno entero la próxima vez.

Aprovecho el viaje hasta el centro para pasarme por una tienda de dietética y comprar semillas para añadir a mis próximos panes. Pipas de calabaza y sésamo de agricultura ecológica, de la marca Marnys (Cartagena). No son productos baratos pero vale la pena.