domingo, 8 de noviembre de 2015

Continuará

Por motivos varios el blog ha estado en modo pausa en los últimos meses, pero mi aprendizaje sigue en marcha. He tenido la suerte de ir trabajando como pastelera en lugares espectaculares a la vez que continuo formándome.

Todo empezó por casualidad hace ya ocho años, cuando una panificadora prestada entró en mi vida, y decidí abrir un blog sin más pretensión que recopilar las recetas que iba probando. Como dice el subtítulo del blog, algún día todo esto tendrá un sentido, pero mientras tanto, esta siendo un camino maravilloso de exploración, sorpresas, cambios y crecimiento.

Continuará...

martes, 3 de febrero de 2015

Challah de año nuevo

Baruch atah adonai, eloheinu melech ha’olam, hamotzi lechem min ha’aretz
(Bendito seas, Dios nuestro Señor, Rey del Universo, que sacas el pan de la tierra)

Estos meses estoy realizando un curso de alta cocina en la EHIB, la Escuela de Hostelería de las Islas Baleares. Los alumnos nos encargamos de preparar y presentar el buffet temático de los viernes. Una de las recetas que más me han gustado, ha sido el Challah, un pan trenzado que los sefardíes preparan para el Sabbath y otras festividades. Cada trenza representa uno de los valores de su religión: la paz, la verdad y la justicia. Habitualmente para el Sabbath se hornean dos hogazas rectas, que son bendecidas con la oración que aparece al principio de esta entrada. En año nuevo lo hornean en forma de corona circular, símbolo del deseo de una larga vida. Las semillas de amapola recuerdan el maná que tomaron los israelitas durante su éxodo por el desierto.

Con este pan, y un poquito de retraso, os deseo Feliz Año Nuevo. Deseo que nuestras vidas se llenen de novedades y alegrías, de esperanza y nuevas ilusiones.

Pan Challah
Masa
30 gr. levadura prensada
200 ml. agua
500 gr. harina de fuerza
15 gr. sal
2 und. huevos batidos
60 gr. aceite
100 gr. miel

Glaseado:
1 yema de huevo
Un poco de agua
Semillas de amapola blanco y negro

Disolver el agua con la levadura.
Hacer un volcán, con la harina y la sal.
Mezclar el agua y la sal con la harina y amasar.
Dejar fermentar por espacio de 20 minutos.
Romper la fermentación, añadir la mantequilla con los huevos batidos y la miel.
Dejar fermentar por segunda vez.
Dividir la masa en tres partes, estirarlas en forma de barras delgadas.
Hacer una trenza y disponer sobre una placa de hornear engrasada.
Dejar fermentar hasta que doble su tamaño.
Pintar con el glaseado de huevo y agua.
Espolvorear con las semillas de amapola de forma alternante
Hornear durante 45 minutos a 180º.

Nota. La receta original lleva aceite pues en la religión judía no se pueden mezclar lácteos y carnes, pero se puede sustituir por 60 gr de mantequilla