lunes, 28 de noviembre de 2011

Objetivo Cupcakes Viajeros

¿Habeis visto qué pinta tan estupenda tienen mis últimos cupcakes? Es lo que tiene compartir un rato con con Alma Obregón, de Objetivo Cupcake Perfecto, que una pizca de su creatividad se contagia. Bueno, honestamente no todos son made in aprendizdepanadera, los de las dos últimas fotos son de Alma, y además su creatividad no se me pegó sin esfuerzo sino asistiendo a dos cursos suyos.

El taller de la mañana era una 'introducción al cupcake' especialmente pensada para quienes nunca antes se atrevieron a prepararlos (o para fans de Alma que ya preparan cupcakes pero quieren aprender a preparar cupcakes perfectos). Entre risas y confidencias, Alma nos fue mostrando cómo preparar deliciosos cupcakes, desveló sus recetas de bizcocho de vainilla infalible y de buttercream de vainilla infalible (que puedes aprender, mediante el vídeo adjunto), nos mostró algunos trucos para conseguir cupcakes casi-tan-perfectos-como-los-suyos, reveló proveedores donde conseguir los mejores ingredientes... y puso en marcha a Bichito, su Kitchenaid fucsia!



También aprendimos a teñir y aplicar el buttercream en manga pastelera, con varias boquillas, entre ellas la de césped que se necesita para el Monstruo de las Galletas. Y a teñir y trabajar el sugarpaste o fondant, con el que aprendimos a realizar diversos motivos decorativos: un lazo enteramente a mano, un cerdito con ayuda de dos aros circulares y motivos diversos con ayuda de cortadores y moldes de silicona, Yo me decanté por tres personajes de Star Wars que hicieron las delicias de los gourmets de mi hogar. Finalmente pudimos rematar nuestras elaboraciones con lustre dust y purpurina comestible.

El taller de la tarde era más difícil y específico, pues estaba centrado en la elaboración de flores con fondant, coloreado por nosotras mismas. Yo opté por usar tonos rojos con lo que convertí mi sugarpaste en el más complejo de trabajar porque, tras la adicción de tanto colorante, el fondant se vuelve más rebelde. Con mucha paciencia y su característico sentido del humor, Alma se esmeró en enseñarnos a realizar seis tipos de flores. Empezó con la compleja Gerbera de siete capas de pétalos, que nos llevó más de una hora. Todo un reto del que salí airosa pero con un cinco raspado. Para que podais comparar, en la última foto aparece la que preparó Alma durante la tarde. También me llevó un rato la rosa roja que podeis ver junto a la Gerbera.

Por otra parte, aprendimos a preparar cuatro flores sencillas, con diferentes técnicas (con y sin cortadores), la grande que aparece junto a la rosa y la gerbera, y las tres que podeis ver en la foto de la derecha. También aprendimos a manejar cortadores y texturizadores para elaborar hojas. Finalmente, aplicamos buttercream de vainilla a nuestros cupcakes, con ayuda de manga pastelera y boquilla rizada, y los decoramos con nuestras flores.

Y al final de cada taller aún hubo tiempo para que la madre de Alma hiciera un fotocall del grupo y de las espectaculares elaboraciones (haz click para ampliar).

Mis cupcakes viajeros sobrevivieron a un domingo en Mundo Thermomix, seis horas de retraso en Barajas y un vuelo compartiendo espacio de cabina con la maleta de mi vecino de asiento. Llegaron casi-perfectos, el buttercream intacto y sólo se rompieron un poco las dos flores grandes: la flor gerbera y la rosa.

Estaban tan bonitos que deba pena comerlos...