sábado, 13 de octubre de 2007

Tras el fallido pan 002, me animo a poner nuevamente en marcha la panificadora para tener pan calentito para la cena.

He preparado la primera receta que incluye el manual: 1,5 cucharadita de sal, 1,5 cucharadita de azúcar, 500 gr de harina panificable, 200 gr de sémola de trigo duro, 500 ml de agua, 1 sobre de levadura. Nota: como no tengo sémola, pongo 600 gr de harina (no me atrevo a poner más). Cuando suena la máquina, decido añadir semillas de calabaza.

Selecciono el programa básico (1), corteza tostada, tamaño grande. Tiempo 3:40 horas.

Este es el resultado por fuera: cara superior blanquecina, con algunas motas blancas, caras laterales tostadas. El olor es estupendo. El interior se observa muy esponjoso, con grandes burbujas de gas, la masa es brillante y de apariencia húmeda aunque en realidad no lo esté. Las semillas se encuentran repartidas en toda la masa. Más que salado, este pan me parece soso.

Conclusión: le hacían falta los 100gr restantes de harina.... está visto que para hacer un buen pan hay que seguir las instrucciones al pie de la letra.