miércoles, 11 de noviembre de 2009

Encender el horno

Ando bastante decaída últimamente, muy triste por distintos avatares y bofetones de la vida, miedosa y retraída, dolida e irascible, y en consecuencia me cuesta concentrarme en los proyectos, tomar decisiones y encontrar energía para llevar a cabo cualquier iniciativa. Por un tiempo perdí incluso el interés por la cocina y me costaba un mundo continuar con el ritmo de hornear y bloguear que había tenido hasta ahora, estaba totalmente desmotivada y desorientada. Hubo quien me planteó que quizás había llegado al final de una etapa, pero dentro de mí sentía justo lo contrario, que deseaba continuar y mejorar como aprendizdepanadera, así que decidí respetar esa necesidad de pausa hasta recuperar la ilusión y la motivación, si es que regresaban.

Sin ser yo entonces consciente, con este gesto estaba desvistiendo de toda obligación lo que había nacido desde el corazón y quería volver a su sitio: cocinar con amor. Con el paso de los días fui dejando aparcados el dolor y la rabia de la situación que me envuelve, cerré los ojos y transité en silencio en busca de la esencia de las cosas que me gustan y me hacen feliz, confiando en que mi corazón guiaría mis pasos. Llegué a un lugar calmado y cálido, cuya serenidad auténtica me animó a sentarme a descansar, y con el tiempo vi pasar mis sueños, mis esperanzas y deseos, las nostalgias y soledades que me acompañan, la necesidad y voluntad constante de cambio, y el coraje perdido.

Dice la cita que "si amas algo déjalo libre; si vuelve es que era tuyo, si no vuelve, nunca lo fue". Me gusta ver que poco a poco regresan el equilibrio perdido y las ganas de pasar un rato entre recetarios, harinas y demás. Poco a poco, suavemente como ese viejo amor fiel y cariñoso que no busca grandes y sonoros fastos sino pequeños gestos auténticos, yo retorno a la cocina a preparar cosas simples pero que me permitan poner el alma y traigan calor al invierno frío y gris en el que se encuentra mi corazón. Paso a paso, empezando por el principio, parando aún más atención a mis gestos, ilusionándome por algunos detalles y disfrutando de las emociones reencontradas, vuelvo a encender el horno. Todavía no sé hacia donde voy pero ya tengo más claro que sea donde sea y cómo sea, la cocina forma parte de mi vida y que hornearé lo que me apetezca y salga del corazón.

Para empezar, anoche preparé panecillos blancos con semillas de amapola (según la receta de los cinco minutos) y unos muffins de plátano y naranja con pasas al ron y nueces, cuya receta aparece a continuación:

Muffins de plátano y frutos secos

Ingredientes: 1 taza de azúcar, 125 gr de mantequilla o media taza de aceite de girasol, 3 plátanos maduros, 1 taza de zumo de naranja natural con su pulpa, 2'5 tazas de azúcar, 3 huevos, 1 sobre de levadura, un puñado de pasas remojadas en ron o brandy, 1 puñado de nueces picadas y 1 sobre de azúcar de vainilla y/o un poco de canela

Elaboración: Precalentar el horno. Mezclar los ingredientes en este orden. Verter en moldes previamente engrasados. Hornear 25 minutos a 180-190º, vigilando la cocción sin abrir la puerta del horno. Dejar enfriar antes de desmoldar.

4 comentarios:

Curra dijo...

Marga me ha emocionado tu testimonio.
Sigue aprendizadepanadera encendiendo el horno.
El olor a pan reciente nos envolverá y alimentará nuestros sentidos.
El fin último para el que ha nacido el hombre es la felicidad (dicen los clásicos griegos), así que persiguela de la manera que tu corazón te vaya diciendo.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Siento que estés triste y desanimada, pero me alegra que vayas aparcando el dolor y la rabia. Cuando yo no puedo más pienso que lo mejor de lo mejor está aún por llegar, date tiempo y empezarás a despertar otra vez. Bofetones nos da muchos la vida, unos más duros que otros, el que estás pasando seguro que es duro, pero segurísimo que podría ser peor, y esto que te digo no es un consuelo de tontos, es la realidad, basta con mirar alrededor de nosotros mismos.
Es más, seguro que este "bofetón" te habrá enseñado muchas cosas y te abrirá horizontes nuevos que nunca hubieras imaginado.
Date tiempo, vive, y experimenta.

Pablo Arturi dijo...

Marga: acabo de caer en tu blog porque estoy buscando una maquina de hacer pan economica y buena...Te felicito esta muy currado. Loque no logro encontrar comentarios de la maquinas ademas de la ELTA. Seguire investigando.Tal vez te interese mi blog con temas afines al cambio personal que estas viviendo. Saludos. Pablo
www.concienciacristalina.com

aprendizdepanadera dijo...

hola Pablo
gracias por tu comentario.
Aunque en este blog encontrarás referencias a varias panificadoras siento comentarte que no acostumbro a recomendar máquinas puesto que salvo la mía no conozco tan a fondo las otras marcas. De todos modos muchas tienen similares características técnicas y funciones, y lo que cambia es la carcasa exterior o la forma de la cubeta. Suerte! Ya me contarás.
aprendizdepanadera