domingo, 4 de mayo de 2008

¿Cuándo respetaré las cantidades?

El pan de hoy ha salido muy sabroso, con aroma de calabaza, miga esponjosa y corteza crujiente, pero con un aspecto un tanto curioso... la culpa es enteramente mía, pues he decidido poner doble cantidad de levadura fresca, ya que disponía de dos porciones que habían caducado hacía un par de días, y dudaba si serían realmente efectivas. Craso error, pues estaban en todo su esplendor... cuando al pan le faltaba una hora para estar listo, la masa era tan alta que he he pasado diez minutos sufriendo por si llegaría a rebasar la cubeta e inundaría el interior de la panificadora,... pero no, tras esos diez minutos de sufrimiento, el centro del pan ha empezado a bajar lentamente et voilà,... el resultado salta a la vista.

Un pan con demasiada levadura se hunde irremediablemente en el centro. Lo sabía, ya me había pasado... ¿Cuando aprenderé a respetar las cantidades?

La receta que he realizado hoy procede del recetario de mi panificadora e incluye:

- 500 gr de harina de trigo, concretamente de cultivo ecológico, marca Harimsa. La receta indicaba Harina de trigo para pan del tipo 550 pero no consigo encontrar harinas que indiquen de que tipo son así que acostumbro a poner aquella de la que dispongo en casa
- 1 + 1/8 copa de agua, es decir 300 ml
- 2 + 1/2 cucharada de leche desnatada
- 2 + 1/2 cucharada de aceite de girasol
- 2 + 1/4 cucharada de azúcar
- 1 + 1/4 cucharadita de sal
- 1 + 1/4 de cucharadita de levadura seca (obviamente he puesto bastante más)
- De mi cosecha, he añadido un puñado generoso de pipas de calabaza de agricultura ecológica, procedentes de Murcia, marca Marnys (Martínez Nieto SA)

He seleccionado el programa 1 de la máquina de pan, corteza media, tamaño de pan grande.