sábado, 16 de agosto de 2014

Tôt fait aux pommes

Life is uncertain. Eat dessert first. (Ernestine Ulmer)

No hay día que no aprenda algo. La pastelería es un campo extensísimo y fascinante para quien tiene ganas de seguir aprendiendo. Cuanto más ahondo en la temática, más amplia y compleja se desvela. Está llena de sorpresas, matices, misterios, términos.

Como ejemplo hoy he descubierto el concepto "tôt fait". Se refiere a los bizcochos (llamados tambien cakes de viaje o cuatro cuartos), generalmente perfumados al limón, que incluyen alguna fruta dentro de la masa y van cubiertos por almendra laminada rebozada en azúcar. De ese modo, en un solo horneado se combinan tres texturas: la miga esponjosa, la refrescante fruta cocida y la almendra crujiente y azucarada. Elaboraciones fáciles y rápidas, que dan un gran resultado con el mínimo esfuerzo

Hoy comparto mi versión del tôt fait aux pommes, más sencillo imposible.

140 gr azucar
40 gr azúcar invertido o miel
30 gr azucar avainillado
2 huevos
200 gr harina
20 gr maizena
50 gr leche
10 gr levadura química
2 manzanas en brunoise
Ralladura de media naranja
10 gr de Grand Marnier
20 gr naranja confitada picada
Almendra cruda granillo

Mezclar los huevos con los azúcares.
Agregar la leche, la levadura y la harina y la maizena tamizadas
Agregar la naranja confitada picada, la ralladura de naranja y el Grand Marnier
Colocar una parte de la masa en el fondo del molde
Distribuir la manzana cortada en dados pequeños (brunoise)
Cubrir con la masa restante
Humedecer ligeramente la almendra granillo y rebozarla en un poco de azucar
Distribuir sobre la masa
Hornear 30 minutos a 200ºC
Comprobar si está codido y programar unos minutos más, si es necesario

miércoles, 6 de agosto de 2014

Cake de cerveza y chocolate

El talento se desarrolla en lugares tranquilos;
el carácter, en el tumultuoso curso de la vida. (Johann Wolfgang von Goethe)

Tras unos meses bastante complejos entre trabajo, clases y demás, pero sin duda enriquecedores, llegan por fin las vacaciones. Además de descansar y estar con mis peques, también me he propuesto reservarme unas horas a la semana para interiorizar todo lo que he ido viviendo y aprendiendo últimamente, ordenar fotos y recetas, volver a hornear y hacer fotos y como no, revivir el blog. Tengo mucho que contar y ganas de hacerlo.

Para empezar, hoy os invito a preparar este simple pero delicioso cake de cerveza y chocolate cuyos sabores complacerán a grandes y peques. Yo le he agregado guindas, que también he puesto en la decoración, pero si el resultado os parece demasiado 'navideño' podeis sustituir las guindas por frutos secos, trocitos de chocolate o frambuesas. O lo que más os apetezca!

He estrenado este molde tan especial -más alargado y estrecho de lo habitual-, que compré recientemente en Jarpega, que aparece al fondo de la imagen.

Ingredientes
3 huevos
180 g de mantequilla
180 g de azúcar granillo
280 g de harina para repostería
1 sobre (16 gr) de levadura quimica
300 ml de cerveza
120 g de chocolate negro (yo he usado Barry Force Noire 50% cacao)
30 gr de guindas picadas

Elaboración
- Calentar la cerveza en un cazo. Agregar la mantequilla a dados y el chocolate y remover hasta que se fundan bien. Si es necesario, poner de nuevo el cazo al fuego, pero a temperatura baja y procurando no calentar demasiado la mezcla.
- En un bol, mezclar el azucar y el huevo con ayuda de unas varillas
- Agregar la levadura y la harina tamizada, y mezclar bien
- Agregar el contenido del cazo, y las guindas, y mezclar con las varillas
- Rellenar el molde hasta unas tres cuartas partes.
- Hornear a 180º C (el tiempo necesario según la cantidad de masa por molde) para que al introducir una brocheta salga limpia.
- Al salir del horno aplicar una capa de glasa de azúcar
- Decorar al gusto